fbpx

Cómo comprar cortinas online: guía paso a paso

Cómo comprar cortinas online: guía paso a paso

Ya sea que te estás mudando a una casa nueva o que estés pensando en redecorar tu hogar, las cortinas siempre juegan un rol esencial ya que pueden cambiar y relucir el estilo de tu casa de una manera muy fácil y rápida. Además, las cortinas tienen la importante función de regular la entrada de luz natural al hogar. Por este motivo, la tarea de elegir una nueva cortina no debe tomarse a la ligera y en este artículo te damos una guía paso a paso para que compres tus cortinas online sin margen de error.

Cada vez son más las personas que deciden comprar las cortinas de forma online ya que este medio resulta muy práctico: desde la comodidad de tu hogar podés realizar la compra y recibirlas en tu domicilio. Solo tenés que animarte y seguir esta guía paso a paso para comprar las cortinas ideales en función a tus espacios, tu personalidad y estilo de vida.

 

Pasos para comprar cortinas online

  1. Considerar las necesidades

Lo primero que hay que pensar es dónde vamos a colocar las cortinas y qué función necesitan realizar. En este aspecto el tema de la iluminación y la privacidad son decisivos. ¿Mi ambiente es muy oscuro y necesito maximizar la entrada de luz natural? O por el contrario, ¿tengo un gran ventanal  sin persianas por el que entra sol directo y es demasiado cálido en verano? ¿Se trata del living o de una habitación? ¿Qué proximidad tiene mi ventana con la casa de en frente? Responder todos estos interrogantes nos serán de mucha ayuda al momento de elegir la tela y el tipo de cortina.

  1. Definir el largo

Si las cortinas se encuentran en un sector amplio y libre de muebles que las tapen, unas finas cortinas de confección con arrastre es la elección ideal, ya que causan un efecto relajado y liviano al lugar. Pero ojo, evitá colocar este tipo de cortinas en habitaciones de niños y en la cocina, donde las mismas pueden obstruir el paso y ensuciarse fácilmente; en este caso lo que podés hacer es colocar unas cortinas que casi toquen el piso, unos milímetros apenas más cortas.

Un consejo para lograr que el espacio que vamos a vestir se vea más grande es colgar las cortinas por encima del marco de las ventanas, más cerca del techo. Si estás buscando cortinas cortas para la cocina, el baño u otra habitación, el largo de la cortina justo debajo de donde termina el marco de la ventana es una buena alternativa.

Otra cuestión a tener en cuenta al momento de definir el largo es la cantidad de elementos que se encuentren próximos a la ventana, ya que si por ejemplo la ventana está rodeada de mesas, sillones y demás objetos que las tapen, un largo que no se luzca no va a tener sentido.

  1. ¿Qué estilo de cortinas elijo?

El estilo de cortina que selecciones va a depender del efecto que quieras causar y el estilo decorativo del ambiente intervenido. En este punto, es importante determinar dos cuestiones: el tipo de cortina y el color.

Antes de elegir el tipo de cortina, es importante considerar el ambiente global en donde vamos a colocarlas: esto quiere decir que no solo hay que pensar en si la cortina me gusta o no y si está de moda, sino que se trata de pensar si es la adecuada para el estilo de casa y el tipo de decoración que predomina en ella. También hay tener en cuenta si vamos a vestir dos ambientes unificados (por ejemplo cocina y living) o si se trata de un ambiente independiente. En el caso de que sean ambientes unificados lo ideal es usar el mismo criterio en la elección de cortinas.

En cuanto al tipo de cortina se encuentran los siguientes:

  • Barral: son las que conocés desde hace tiempo, permiten colgar las cortinas clásicas de tela. Actualmente podés encontrar una gran variedad de materiales en lo que respecta a barrales: madera, hierro, acrílico, metal. Tené en cuenta que con un barral original podés darle un toque muy especial a tu casa.

 

  • Rieles: pueden ser plásticos o metálicos y disponen de un bastón para correr las cortinas de un lado al otro. Por lo general se adhieren al techo y quedan muy bien con cortinas largas, que justamente van al piso al techo, dándole mayor amplitud al ambiente.

 

  • Roller: son aquellas que, como su nombre lo indica, se enrollan y desenrollan mediante una cadena. Por lo general son de géneros rígidos, que evitan que se arruguen, las más conocidas son las de black out (que logran un efecto de oscuridad en la habitación) pero se pueden conseguir en otros materiales también. Se recomiendan especialmente para ventanales fijos o de puestas corredizas, en caso que las pongas en ventanas que se abren hacia adentro, asegurate de que quede lugar en la pared para que se enrollen y no se dañen con la ventana.

 

  • Romanas: tienen un sistema bastante parecido a las roller, pero con la diferencia que se trata de paneles que se pliegan de manera vertical.

 

  • Paneles orientales: son muy novedosas, modernas y poco vistas, se trata de paneles fijos que se corren de un lado al otro en bloque. Actúan como una puerta corrediza: siempre quedará un espacio tapado. Podés optar por elegirlas en un color fuerte o claro.

 

  • Tensores: los tensores rompen con la estructura y aportan un estilo muy canchero al ambiente. ¿Cómo funcionan? La tela se sostiene y se corre mediante un cable de acero tensado. Esta es una propuesta muy simple para que puedas realizarlas vos mismo.

El gran comodín que se adapta a cualquier tipo de ambiente y a cualquier estilo de decoración son las cortinas roller, su estética y materiales que las caracterizan combinan sin duda con todos los estilos. Si estás redecorando una casa antigua añadiendo muebles y objetos de decoración modernos, unas cortinas roller le darán el toque justo.

La elección del color es también muy importante: para crear un ambiente elegante y minimalista, optar por géneros lisos, en tonos opacos es la opción ideal. Si por el contrario, querés realzar el ambiente con un color fuerte y brillante, podés optar por algún tono que combine con los objetos decorativos del lugar.

¿Qué pasa con las estampas? la tendencia actual son los lisos, y podría decirse que las estampas han sido reemplazadas por las texturas, es decir, géneros que se arrugan, de telas más rusticas o de varios hilos y dejar las estampas para las habitaciones de niños o para ambientes independientes sea el caso de la cocina o el baño. Por supuesto que todo se trata de gustos y de elegir los modelos que vayan con tu personalidad. Si te gusta que las cortinas se destaquen, una de las tendencias actuales son las cortinas con degradado.

  1. Elegir la tela

Acá el tema de la privacidad y luminosidad son fundamentales para definir el tipo de tela o material. Si querés maximizar la entrada de luz en el living por ejemplo, géneros visillos, livianos y semitransparentes son los indicados.

Si tenés decidido colocar una cortina roller, las sunscreen son la opción ideal ya que permiten integrar el interior con el exterior, filtrando la entrada de luz. Esto se logra gracias a una tela microperforada que mejora el confort visual de los habitantes de hogar.

Si por el contrario la intención es preservar la intimidad como en el caso de un dormitorio, es preferible optar por géneros más pesados, que no sean traslucidos. Para lograr total oscuridad en el ambiente y también para regular la temperatura (tema que no es menor en días de mucho calor), las cortinas black out evitan que traspase la luz a la habitación asegurando un ambiente más fresco.

Al momento de elegir la tela también es importante considerar la limpieza que las mismas requieren. Telas como lino, sedas y terciopelo precisan de una limpieza en seco. Si tenés niños pequeños o mascotas, considerá optar por una tela fácil de lavar como es el caso de los algodones.

  1. Tomar las medidas

Es muy importante que tomes las medidas de manera adecuada para un resultado exitoso. Si tu duda era la de comprar cortinas estándar o no, antes de caer en el error te decimos que siempre es mejor comprar cortinas a medida. A continuación te contamos cómo tomar las medidas vos mismo.

Tomar las medidas para una cortina roller:

Ancho: Cuando la ventana dispone de espacio libre a ambos lados, como mínimo hay que sumar al ancho total 10 cm por cada lado. Si en cambio de un lado de la ventana se encuentra una pared, sólo añadiremos 5 cm extra al ancho total de la ventana, correspondiente al lado del espacio libre. Otro caso que puede ocurrir es que la ventana esté encajada entre dos paredes, en ese caso se debe medir el ancho total de la ventana y restarle 2 cm.

Alto: si la cortina colgará del techo se debe medir desde el techo hasta el fi­nal de la ventana, y añadir 10 cm por abajo. Si la cortina se sujetará de la pared, se debe tomar la medida del largo de la ventana y sumarle 30 cm.

Tomar medidas para una cortina de confección:

Ancho: se debe medir el ancho de la ventana y sumarle entre 15 o 20 centímetros por cada lado del marco para un espacio estándar de 1 metro con 60 centímetros (cuanto más ancha iremos añadiendo 20 centímetros por metro, por ejemplo: 2,60 de ancho de marco le añadiremos 40 centímetros a cada lado).

Largo: desde el marco de la ventana hasta donde queramos que llegue la cortina, sumar entre 15 y 20 centímetros de más, en el caso que queramos poner una barra. Si lo que queremos es que el riel o barra esté sujeto al techo se debe medir desde el techo hasta el suelo o hasta donde queramos que llegue la cortina.

¿Tiene la ventana manivela? De ser así, se deberá medir la profundidad de la manivela para poner el mecanismo a la altura de la misma.

  1. Colgar las cortinas

¡Ahora ya estás listo para colgar tus nuevas cortinas! Para ello lo recomendable es que esta tarea la realice un especialista para que queden bien seguras.

Esperamos haber sido de ayuda con todo este material, ¡hasta la próxima!

Compartir artículo

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.